Socialthink Blog

¡Adiós a los miedos digitales!

 

El mundo de las comunicaciones está viviendo un cambio sin precedentes y las tecnologías de la información evolucionan día tras día creando un entorno más competitivo y desafiante para las organizaciones. Ante este escenario el sector social, al igual que las empresas, está obligado a adaptarse y abrirse un hueco diferenciador dentro de la comunicación digital. Pero ¿Cómo hacerlo sin perder el rumbo?, ¿Cómo llegar a transformar la comunicación de las ONG´S sin morir en el intento?

Hoy hablaremos de los principales retos y miedos que deben superar las organizaciones sociales en aras de adaptarse a la transformación digital: 

La competencia también existe en el sector social.

Sabemos que las organizaciones sociales manejan un lenguaje muy distinto al de las empresas, sin embargo no se puede negar que así como los clientes de productos y servicios tienen diversas alternativas de compra, los donantes potenciales tienen diferentes opciones para apoyar causas sociales; en respuesta a esto la comunicación de las ONG´S debe estar basada en una estrategia que contemple su propia competencia y en base a esto generar contenidos de valor para  diferenciarse con ingenio y creatividad.

Inversión en talento y personal capacitado.

El uso de la tecnología en la estrategia de comunicación de las organizaciones es una necesidad que debe dejar de ser vista como un “gasto” y verse como una inversión que permitirá alcanzar los objetivos deseados en términos en posicionamiento, conquista de donantes, voluntarios y generación de un diálogo con el público beneficiario. Si bien, el uso de las herramientas tecnológicas es sustancialmente más económico que los medios masivos de comunicación,  su ejecución no puede dejarse al azar y debe estar en las manos de un equipo experto en el tema.

Resistencia al cambio cultural

Es indispensable dejar a un lado el miedo a la innovación y al cambio. La transformación digital no es solo un tema de las grandes organizaciones y hoy en día quien no está en el mundo online no está en ningún lado. Las organizaciones sociales deben retarse a estar abiertas a la evolución, a las nuevas formas de comunicar, al uso de herramientas efectivas que permitan abarcar más públicos y a dar el siguiente paso hacia el futuro.

La saturación tecnológica

“El que mucho abarca poco aprieta”. La gran cantidad de canales de comunicación online puede jugar en nuestra contra y es por eso que debemos elegir las vías y redes de comunicación más convenientes respecto a la estrategia, el mensaje, público y tiempo con el que contamos para su respectiva gestión. Las organizaciones deben tomarse el tiempo para estudiar y seleccionar, según sus objetivos, qué tipo de redes son las más adecuadas para trasmitir su mensaje.

Confiar en resultados a largo plazo

Es normal querer ver resultados inmediatos y qué mejor que materializados en donaciones, sin embargo el éxito de la estrategia digital depende de un proceso que tomará su tiempo dependiendo del nivel de madurez de la organización. Es determinante priorizar las acciones de comunicación dentro de una línea de tiempo bajo una definición de objetivos realistas y alcanzables. Por ejemplo, si la organización no es conocida, lo primero que tendrá que hacer el responsable de la estrategia será generar un posicionamiento que despierte el interés y la confianza de los donantes potenciales quienes más adelante se verán atraídos por invertir en sus programas.

Está claro que el trabajo en comunicación que debe hacer el sector social requiere de un mayor esfuerzo en términos de tiempo, posicionamiento e inversión, pues generalmente las organizaciones no cuentan con el personal y los recursos para esta área son limitados, no obstante el terreno de lo digital cada día crece a pasos agigantados abriendo una baraja de alternativas, canales y herramientas, que gestionadas bajo una estrategia adecuada permitirán maximizar la inversión para alcanzar con éxito los objetivos.

 

¡Comparte este artículo!

Posted on mayo 30, 2018 in Comunicación, Digital, Márketing

Back to Top